Sale a luz el entramado homosexual entre los sacerdotes de la arquidiócesis de Miami [2011-08-09] SdeT

John Favalora

El Concilio Vaticano II revalorizó la labor de los laicos dentro de la Iglesia Católica pero han sido pocas las acciones de laicos organizados que han tenido un efecto fuerte. Sin embargo,  un grupo de laicos del Sur de Florida, autodenominado “Christifidelis” llevó a cabo una investigación para desenmascarar ante el Vaticano la red homosexual de sacerdotes que funcionaba en el arzobispado de Miami, que tenía al ex Arzobispo John Favalora como vértice.

El estudio da pruebas de la existencia de una verdadera red de sacerdotes homosexuales en la diócesis que conducía el arzobispo John C. Favalora

La noticia ha sido publicada por la revista norteamericana, “Gawker”. Vea el artículo completo en inglés en http://gawker.com/5825254/the-catholic-churchs-secret-gay-cabal. La imagen que han presentado causa efecto; un rosario apoyado sobre un evangelio al lado de dos preservativos. Con un título: “Sin city”, la ciudad del pecado.

La fuente: un estudio realizado por un grupo de laicos del Sur de Florida, que se han autodenominado “Christifidelis”, sobre una verdadera red de sacerdotes homosexuales en la diócesis de Miami; un estudio que puede haber jugado un papel importante en el alejamiento – antes del término natural – del arzobispo John C. Favalora, sustituido por un obispo serio, Thomas Wenski. La relación tiene más de 400 páginas; y Gawker, en su artículo escrito por Brandon K. Thorp, que ha sido periodista del Miami New Times, titulado –no han tenido que pensar mucho- “Miami vice”, refiere en unas cien de ellas.

¿Dónde estaban la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, y en segundo lugar, el Vaticano? Cierto que el pasado año Favalora ha tenido que dejar el cargo inexplicablemente, aun gozando de óptima salud, y que verdaderamente durante el reino de Benedicto XVI prelados, obispos y sacerdotes homosexuales en Curia y fuera sospechosos, o más que sospechosos de tener historias y relaciones  han sido sistemáticamente excluidos (lo cual podría ser la explicación a la antipatía hacia Ratzinger en los ambientes homo, demostrada por los carteles obscenos en el Gay pride de Roma); pero, ¿por qué ha sido necesario tanto tiempo? Y si Miami es un caso ejemplar y extraordinario, ¿no es posible que en otros lugares, por ejemplo en el centro y en el sur de Italia haya pequeñas Miami? El entonces cardenal Joseph Ratzinger dijo “cuanta suciedad hay en la Iglesia”; el trabajo que está realizando, silenciosamente, parece justificar a posteriori la acusación.

Para Thorp, el arzobispo emérito era socio propietario de una sociedad que producía “Yohimbe”, una bebida afrodisiaca; ha sido acusado de haber viajado a Key West con sus amigos que tenían sus mismos gustos; se comportaba con una familiaridad excesiva con los seminaristas (un antiguo empleado de la diócesis recuerda haberle oído decir a un muchacho, durante un encuentro en el seminario “ven con papá y siéntate encima de él).

Christifidelis afirma que también los dos inmediatos colaboradores de Favalora, Monseñor  Hennessey y Monseñor Souckar practicaban las mismas actividades. El seminario de San Juan Vianney situado en la zona sudoriental de Dade, para Thorp “era una especie de Hogwarts gay con palmeras”, haciendo referencia al colegio de Harry Potter. El seminario según parece tiene una larga historia de amores gay; el antiguo alumno Peter Fuchs, según Thorp, ha tenido una historia bastante encendida con el entonces rector, Bernie Kerlin, que después dejó el seminario y fue destinado a Coral Gables. “Probablemente ingresé en el seminario en parte porque me sentía atraído por la idea de estar en un ambiente gay” dice Fusch, que es un estudioso y vive con su compañero en Washington D.C. “También me interesaba la teología en los grandes interrogantes”. El acercamiento con Furchs fue, a decir poco, directo: Kirlin le puso la mano entre las piernas. “Luego se disculpó y nos hicimos amigos”, cuenta Fuchs.

La historia de Thorp, siempre basada en el estudio de los laicos, habla de muchos otros sacerdotes del Sur de Florida acusados de homosexualidad activa. Sacerdotes que vivían con sus novios, sacerdotes que vivían como amantes con otros sacerdotes, un sacerdote, propietario de un chalet de lujo en Coral Gables al que gustaba drogarse, otro que hacía jogging desnudo. Y todavía más; un sacerdote que mandaba fotos de sus atributos con regularidad a los muchachos, un funcionario que traficaba con muchachos, otro amante del bondage…

Naturalmente Thorp es consciente de los riesgos legales; de hecho escribe “en los casos en los cuales no ha sido posible convalidar las acusaciones con los individuos interesados, hemos redactado la información para que sea imposible la identificación de los mismos”.

John C. Favalora ha sido el jefe de la Iglesia Católica en el Sur de Florida desde 1994 hasta el pasado año. El informe le acusa de haber permitido y alimentado “una supercultura homosexual” en las 195 iglesias, escuelas, misiones, seminarios y universidades que componen el arzobispado de Miami. Todo avanzaba sin problemas o casi, hasta que el en 2005 un grupo de laicos, guiado por una abogada, Sharon Bourassa, decidió realizar un estudio de amplio radio sobre el comportamiento de los sacerdotes del arzobispado. El informe fue enviado al Vaticano; de manera discreta nos ha sido confirmado que ha llegado a la atención de Benedicto XVI, y que ha tenido seguramente que ver con la dimisión -casi un año antes de lo debido y sin motivos aparentes- de Favalora de su cargo.

Quién no bajaba las cabeza, era eliminado. Fue el caso del Padre Andrei Dowgiert, de la Iglesia de Todos los Santos en Sunrise. Un sacerdote polaco que había transcurrido mucho tiempo en Zimbabwe. Poco después de su llegada, el párroco fue mandado a otro lugar, porque había usado la violencia con un muchacho. Fue trasladado después a la parroquia del Buen Pastor, y allí Dowgiert interpuso una denuncia porque el párroco había tratado de seducirlo. Fue trasladado de nuevo, sin hacer caso de las protestas de los feligreses. El siguiente traslado hizo que entrara, desgraciadamente, en contacto con  Moseñor Morales, protegido de Favalora y seguramente homosexual. La curiosidad de Dowgiert a propósito de una serie de cuestiones le situó en abierta ruptura con la cúpula de la archidiócesis, que al final llevó a que fuera apartado del sacerdocio.

Esto puso en movimiento a los laicos. ¿Por qué, se preguntaron, la diócesis defendía a un sacerdote homosexual no célibe, con un historial de comportamientos poco sacerdotales, contra un sacerdote que cumplía su deber? Y cuando una laica, Gloria Luca, empezó a hacerse preguntas en voz alta y fue despedida, comenzaron a buscar las respuestas. Y al final nació “Chistifidelis”, y el informe de 400 páginas.

En el año 2006 Sharon Bourassa recibió la visita de un alto prelado del vaticano (un cardenal); pero durante algún tiempo no se supo nada más. Favalora se ha ido ocho meses antes de cumplir los 75 años,  edad a la cual los obispos dan su disponibilidad para retirarse; normalmente se acuerda un año o más de prórroga. Parece que Thomas Wenski, al cual se le pidió que trabajara a su lado en la conducción de la diócesis, haya respondido  que no quería tener nada que ver con él. Y al final, Wenski fue nombrado en solitario, y ha iniciado una  limpieza.

Pero todavía quedan grandes cuestiones. La diócesis de Miami no ha quedado exenta del problema de los abusos sexuales. Al contrario El peor de los criminales de este tipo que haya sido arrestado a lo largo de la historia en los Estados Unidos, Neil Doherty, era alumno del Seminario de San Juan Vianney y ha transcurrido la mayor parte de su “carrera” en Florida. Sirvió como director vocacional en el Seminario. Y durante veinte años ha violado a muchachos, drogándoles con alcohol y sodomizándoles luego. Era uno de los mejores amigos de Kirlin. ¿Qué sabía Kirlin de esto? ¿Y qué sabía Favalora?

Fuentes: Vatican Insider y Gawker


Más noticias relacionadas

Lea las últimas noticias de Signos de estos Tiempos

“Signos de estos Tiempos”: un noticiario sobre categorías cristianas de análisis, para discernir las señales de los últimos tiempos

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:


Leave a Reply