Celebramos el 2 de octubre la Fiesta de los Ángeles Guardianes, de la Guarda o Custodios.

Un Ángel de la Guarda es un espíritu celestial asignado por Dios para cuidar de cada uno de nosotros durante nuestras vidas.

Podemos pensar en ellos como en nuestros agentes de seguridad personales que nos puso Dios.

La doctrina de los ángeles es parte de la tradición de la Iglesia.
.
El papel del ángel de la guarda es tanto para guiarnos a buenos pensamientos, obras y palabras, como para preservarnos del mal.

Esta fiesta fue instituida por Pablo V (1608), y ya había sido precedida por la Solemnidad de San Miguel y de todos los ángeles instituidas en el siglo VI.

Se celebraba en memoria de una aparición del Arcángel Miguel. Pero más antigua sin embargo era la fiesta de San Miguel asignada para el 29 de septiembre.

Leer También:

angek abstracto fondo

 

QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LOS ÁNGELES DE LA GUARDA

Dios ha dado a sus ángeles custodios el oficio de conservar y salvaguardar a cada una de sus criaturas, que no contemplan su rostro.
.
Los reinos tienen sus ángeles y los hombres tienen sus Ángeles Custodios.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica:

Desde la infancia a la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión.

“Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida”.

Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios. [CIC 336].

Ve aquí más de las enseñanzas de la Iglesia sobre los ángeles en general.

Se considera teológicamente seguro de que cada miembro de la fe tiene un ángel de la guarda especial desde el momento del bautismo.

Aunque lo cierto es que los fieles tienen ángeles de la guarda, se piensa comúnmente que están aún más ampliamente disponibles. Ludwig Ott explica:

De acuerdo con la enseñanza general de los teólogos, sin embargo, no sólo todo bautizado, sino todo ser humano, incluyendo los no creyentes, tiene su propio ángel de la guarda particular desde su nacimiento [Fundamentos del Dogma Católico, 120].

En la Biblia esta doctrina es claramente discernible y su desarrollo está muy claro, según la Enciclopedia Católica:

En el Génesis, 28-29, los ángeles no sólo actúan como los ejecutores de la ira de Dios contra las ciudades de la llanura, sino que libran del peligro a Lot.

En el Éxodo, 12-13, un ángel es el conductor designado de la hueste de Israel, y en 32, 34, Dios dice a Moisés: “mi ángel caminará delante de ti.”

En un periodo muy posterior tenemos la historia de Tobías, que podría servir como comentario a las palabras del Salmo 90, 11: “que él dará orden sobre ti a sus ángeles; de guardarte en todos tus caminos” (Cf. Salmo 33, 8 y 34, 5).

Finalmente, en Daniel se confía a diez ángeles el cuidado de distritos particulares.

Uno es llamado “príncipe del reino de los persas”, y Miguel es denominado “uno de los grandes príncipes”; cf. Deuteronomio 32, 8 (Setenta); y Eclesiástico 17,17 (Setenta).

Esto resume la doctrina del Antiguo Testamento sobre este punto.

Está claro que el Antiguo Testamento concebía los ángeles de Dios como sus ministros que llevaban a cabo sus órdenes.

Y a los que se daba a veces encargos especiales, relativos a hombres o asuntos mundanos.

No hay una enseñanza específica. La doctrina se da más bien por sabida que expresamente expuesta; cf. II Macabeos 3, 25; 10, 29; 11, 6; 15, 23.

Pero en el Nuevo Testamento la doctrina se afirma con mayor precisión.

Los ángeles son en todas partes los intermediarios entre Dios y el hombre.

Y Cristo selló el Antiguo Testamento al enseñar:

Guardaos de despreciar a uno de esos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mateo, 18, 10).

Un doble aspecto de la doctrina se presenta aquí ante nosotros: incluso los niños pequeños tienen ángeles de la guarda.

Y estos mismos ángeles no pierden la visión de Dios por el hecho de que tengan que cumplir una misión en la tierra.

Sin extendernos en los diversos pasajes del Nuevo Testamento en que se insinúa la doctrina de los ángeles de la guarda, bastaría mencionar al ángel que socorrió a Cristo en el huerto, y al ángel que libró a San Pedro de la prisión.

Hebreos 1, 14 pone la doctrina en su luz más clara:

“¿No son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?”

Esta es la función de los ángeles de la guarda; están para conducirnos, si lo deseamos, al Reino de los Cielos.

angel cuida a un niño

 

OTRAS SÓLIDAS RAZONES TEOLÓGICAS

Esta doctrina, tan claramente enseñada en las Escrituras, también es apoyada por sólidas razones teológicas.

Estas razones se derivan de nuestra relación con Dios.
.
Porque somos Sus hijos, miembros de Jesucristo y templos del Espíritu Santo.

“Porque nosotros somos sus hijos”, dice el padre de Oliver.

Nombra para nosotros como tutores a los príncipes de Su reino, que tienen un honor de tener a nosotros a su cargo. Porque somos sus miembros.

Él quiere que esos mismos espíritus que le ministran a él estén también a nuestro lado para prestar sus servicios. Porque somos sus templos en los que él mismo habita.

Él quiere que los ángeles se ciernan sobre nosotros como lo hacen en nuestras iglesias.

De modo que se inclinen en adoración ante Él, puedan ofrecer un homenaje perpetuo a su gloria, limitando nuestra negligencia y haciendo reparación por nuestra irreverencia”.

El Padre Oliver continúa diciendo que:

“Él envía al misterioso anfitrión de los Ángeles con el fin de que puedan, uniéndose a nosotros, vincularnos para formar un cuerpo de la Iglesia del cielo y de la Iglesia de la Tierra“.

Y no sólo los hombres individuales tienen estos ángeles, sino las comunidades también están bajo la tutela de los ángeles.

Muy probablemente hay un ángel de la guarda especial para la Iglesia, es decir, San Miguel.

Se enseña también con suficiente probabilidad que hay ángeles guardianes especiales sobre cada reino y nación.

Y sobre cada comunidad de momento, por ejemplo, las Iglesias particulares, órdenes religiosas, diócesis.

La razón se debe a que esas sociedades son por así decirlo cuerpos morales que necesitan asistencia especial.

De ahí que Dios le dio al pueblo de Israel en su viaje a través del desierto a un ángel como protector:

He aquí que yo envío mi ángel, para que vaya delante de ti, y te guarde en tu camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado”

angel por evilstone fondo

 

¿QUÉ HACEN LOS ÁNGELES DE LA GUARDA?

 

Con respecto al cuerpo,

(a) El ángel de la guarda aparta de nosotros los males exteriores, o si ya hemos caído en ellos, nos libra de ellos.

(b) A veces también nos ayuda en temas seculares, especialmente cuando estos conducen a la salvación, como se desprende del ejemplo de Tobias (12: 3, etc.).

 

En relación con el alma,

(a) Los ángeles guardianes tienen a los demonios a raya, para que no nos hagan daño, o al menos para que no nos tienten con demasiada severidad.

(b) Nos sugieren buenos pensamientos, excitantes, para nuestro bien, nos evitan también del mal, a través de sus consejos y correcciones.

(c) Ofrecen a Dios nuestras oraciones o nuestras buenas obras a Dios, y pueden agregar sus oraciones a las nuestras, y así dar mayor eficacia a las mismas.

Así, el ángel Rafael aseguró al anciano Tobías que, mientras oraba, él mismo estaba ofreciendo esas oraciones al Señor: “Ofrecí tus oraciones al Señor” (12:12).

(d) A veces nos infligen castigos medicinales; porque están en una obra de misericordia, y conducen a la salvación.

Los castigos vengativos sin embargo son infligidos por lo general a través de los ángeles malos.

(e) Por último en el momento de la muerte sobre todo nos ayudan contra las últimas tentaciones y los últimos ataques del diablo, y llevan nuestra alma al cielo o al purgatorio.

 

Cómo les debemos tratar,

Les debemos a nuestros ángeles de la guarda:

(a) El respeto por su presencia: de hecho, el ángel de la guarda está siempre con nosotros, y porque es un espíritu puro y santo, nosotros debemos evitar lo que pudiera apenarle.

(b) El agradecimiento y el amor por su bondad, porque el ángel de la guarda es para nosotros como si fuera un benefactor, amigo y hermano.

Y seremos un día participantes de la misma herencia en los cielos; por lo tanto, debemos amarlo, pensar en él, y guardar sus inspiraciones.

(c) Confiar en su custodia; porque nuestro ángel es poderoso para socorrernos y al mismo tiempo más devoto que nosotros; por lo tanto, debemos invocarlo en nuestras dudas y dificultades.

dibujo de angel guardia fondo

 

¿QUÉ HACE EL ÁNGEL DE LA GUARDA DESPUÉS QUE SU CUSTODIADO HA MUERTO?

Después de la muerte el trabajo de vigilancia del ángel de la guarda ha terminado.
.
Sin embargo, ellos todavía tienen el “trabajo” de intercesión si su custodiado está en el purgatorio.

Llevan las oraciones de las almas sufrientes al cielo y siguen actuando como defensor.

Le dan alivio y consuelo a las almas del purgatorio.

Recuerda, también, que su trabajo como defensor es más intenso en la hora de la muerte.

Los ángeles de la guarda de los que mueren en gracia es procurar una muerte pacífica y alejar a los demonios de cualquier asalto final.

O bien, si Dios permite que una tentación final, para aumentar el mérito de los justos, los ángeles guardianes ayudan en la batalla.

Respecto a las personas que se enfrentan a la última hora al pecado.
.
Los ángeles guardianes trabajan mediante la infusión de imágenes sagradas.
.
O proporcionan una última ocasión de gracia por las exhortaciones de un buen amigo, o pariente, o enfermera o capellán.

Es solamente después de que el alma que se le encomendó está en la bienaventuranza eterna que el “trabajo” del ángel de la guarda ha terminado.

Después de esto, el ángel de la guarda se apoya por toda la eternidad en el gozo del Señor.

Y también tienen una alegría accidental especial si el alma que custodiaban llega al cielo con ellos.

Si somos salvos, nuestros ángeles de la guarda siempre dan gracias a Dios por nuestra salvación.

El ángel de la guarda nunca pierde la visión beatífica de Dios, incluso mientras están en su asignación terrenal.

Siempre están “en el cielo” por lo que el estado de felicidad es eterna, incluso cuando no están en el “lugar” de los cielos.

 

¿Y qué pasa con los ángeles de la guarda de los condenados?

Estos ángeles no pierden la alegría que tienen en la bienaventuranza.

También, recuerda que son espíritus, y no tienen ningún sentido de la emoción. Incluso si el alma se pierde, se regocijan en la justicia de Dios.

Ellos no sienten pena y sin duda ninguna vergüenza por la caída final de su encargado.

 

¿Puede un ángel guardián asignado ser el tutor de otro ser humano?

Podría ser; pero no lo es. Tu ángel de la guarda es sólo tuyo. Hay un montón de ángeles de la guarda para el empleo de todos y cada uno.

 

LOS ÁNGELES DE LA GUARDA EN LAS APARICIONES MARIANAS

Una cosa común entre las apariciones marianas es que antes de las apariciones se presenta un ángel como antesala de las mismas.

Ponemos 3 ejemplos.

medalla milagrosa en Rue du Bac

 

Catalina Labouré, Vidente de la Medalla Milagrosa, Francia

La noche del 18 de junio del año, 1830, Catalina fue la escogida por la Virgen Santísima para hacer entrega de sus cartas credenciales a la Venerable Hermana.

La propia Sor Catalina, quién así lo describe:

“Era tanto mi deseo de ver a la Virgen, que me acosté con la confianza de que San Vicente (de Paul) había de conseguírmelo de la Señora.

Serían no más que las once y media de la noche, cuando oí que me llamaban: “Hermana. Hermana, Hermana“.

Desperté; miré del lado por donde la voz venía.

Corrí la cortina; y vi a un niño, como de cinco años que vestía de blanco; y así me dijo: “Ven a la capilla, que allí te espera la Virgen”.

Tranquilizada por él, dime prisa en vestirme; y le seguí…

No pequeña fue mi sorpresa, viéndolo todo iluminado; mas esta mi sorpresa creció de punto ante la claridad de la capilla.

Recordábame ésta la misa de Navidad. Sin embargo, por ningún lado se echaba de ver la presencia de la Virgen.

Arrodillada, hacíaseme largo el tiempo de espera. Acrecíalo el temor de verme descubierta. Llegó la hora.

Y el niño me previno con estas palabras: “Mira, ahí tienes a la Virgen Santísima”.

Noté como un roce de sedas que se dirigía al lado del Evangelio, a un sillón que allí había. Era la Virgen, quien se me ofrecía sentada.

Creo imposible describir cuanto veía y ocurría en mi: algo así como un temor de verme engañada; y de que aquella a quien yo veía, no fuera la Santísima Virgen.

Mas, el ángel de mi guarda -que no era otro que el niño- me increpó un tanto severo y sin más dudar, me arrodillé junta a Ella y puse mis manos en su regazo”.

videntes de fatima

 

Los 3 Pastorcitos Videntes de Fatima, Portugal

La segunda aparición del Ángel ocurrió a mediados del verano de 1916, cuando llevábamos los rebaños a casa hacia mediodía para regresar por la tarde.

Estábamos a la sombra de los árboles que rodeaban el pozo de la quinta Arneiro.

De pronto vimos al mismo Ángel junto a nosotros:

‘¿Qué estáis haciendo? ¡Rezad! ¡Rezad mucho!

Los corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente oraciones y sacrificios al Altísimo!’

¿Cómo hemos de sacrificarnos?, pregunté.

‘De todo lo que pudierais ofreced un sacrificio como acto de reparación por los pecados cuales El es ofendido.

Y de suplica por la conversión de los pecadores. Atraed así sobre vuestra patria la paz’.

Yo soy el Ángel de su guardia, el Ángel de Portugal.

Sobre todo, aceptad y soportad con sumisión el sufrimiento que el Señor os envíe’

Estas palabras hicieron una profunda impresión en nuestros espíritus como una luz que nos hacía comprender quien es Dios.

Como nos ama y desea ser amado, el valor del sacrificio, cuanto le agrada y como concede en atención a esto, la gracia de conversión a los pecadores.

Por esta razón, desde ese momento, comenzamos a ofrecer al Señor cuanto nos mortificaba, repitiendo siempre la oración que el Ángel nos enseñó”.

estatua de akita (2)

 

Agnes (Inés) Katsuko Sagasawa, Vidente de Akita, Japon

El primer mensaje fue el 6 julio de 1973, primer viernes de mes. A las tres de la mañana su ángel de la guarda se le aparece y le dice:

No temas. Soy el que está a tu lado y te guarda. Ven y sígueme.

No reces únicamente por tus pecados, sino en reparación por los pecados de la humanidad.

El mundo actual hiere al Sacratísimo Corazón de Jesús con sus ingratitudes y sus ultrajes.

La herida de la mano de la Santísima virgen María es mucho más profunda que la tuya. Ahora vamos hacia la capilla.”

Al llegar a la capilla el ángel desaparece.

Sor Inés se arrodilla delante del altar, frente al sagrario, en adoración profunda.

Luego se acerca a la estatua de la Virgen María para mirar la herida que la imagen presenta en la mano.

Apenas lo hace, escucha una voz dulce proveniente de la estatua.

Sor Inés era sorda, pero de una manera milagrosa recibe un primer mensaje de la Virgen:

“Hija mía, mi novicia, tú me has obedecido bien abandonándolo todo para seguirme. ¿Es penosa la enfermedad de tus oídos?.

Puedes estar segura que curarán. Ten paciencia. Es la última prueba.

¿Te duele la herida de la mano?. Reza en reparación de los pecados de la humanidad.

Cada persona en esta comunidad es mi hija. ¿Rezas bien la oración de las siervas de la Eucaristía? Entonces recémosla juntas:

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía.

Yo consagro mi cuerpo y mi alma para que sea enteramente uno con tu corazón que esta siendo sacrificado en todos los altares del mundo y dando alabanza al Padre, rogando por la venida de su Reino. Recibe este humilde ofrecimiento de mi ser.

Haz de mi como Tú quieras para la Gloria del Padre y la salvación de las almas. Santísima Madre de Dios, nunca dejes que me separe de tu Divino Hijo. Defiéndeme y protégeme como hija tuya. Amen”.

santo angel custodio cadiz fondo

 

ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

Angel de la paz, Angel de la Guarda, a quien soy encomendado, mi defensor, mi vigilante centinela.

Gracias te doy, que me libraste de muchos daños del cuerpo y del alma.

Gracias te doy, que estando durmiendo, me velaste, y despierto, me encaminaste; al oído, con santas inspiraciones me avisaste.

Perdóname, amigo mío, mensajero del cielo, consejero, protector y fiel guarda mía; muro fuerte de mi alma, defensor y compañero celestial.

En mis desobediencias, vilezas y descortesías, ayúdame y guárdame siempre de noche y de día. Amén.

Padrenuestro, Avemaría Y Gloria.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply