Record histórico.
Hemos venido diciendo que la polinización de las abejas es fundamental para las plantas y si esta disminuye estaremos frente a una crisis alimentaria sin solución. Desde hace un tiempo se está registrando, sobre todo en occidente, una desaparición de las colmenas porque las abejas mueren o se pierden al volver a la colmena. Hace unas semanas la Unión Europea impuso la prohibición del uso de plaguicidas neonicotinoides por dos años, porque se los considera responsables de la mortandad.

 

abejas en colmena

 

Ahora, una tercera parte de las colonias de abejas en los EE.UU. murieron el pasado invierno trayendo más cerca la posibilidad de un colapso de alimentos.

NADA MENOS QUE UN TERCIO

La Bee Informed Partnership (BIP) recientemente publicó los datos preliminares de su revisión anual de las colonias de abejas. Su disminución en los EE.UU.según este informe es alucinante.

Según los últimos resultados de la encuesta, un sorprendente 31,3 por ciento, o aproximadamente un tercio de todas las colonias de abejas administradas en los EE.UU. fueron aniquiladas durante la última temporada 2012/2013 de invierno, una tasa que representa un aumento del 42 por ciento en comparación con el número de colonias perdidas durante la anterior temporada de invierno 2011/2012.

Según el BIP, que trabaja en colaboración con los Inspectores Apícolas de América (AIA) y el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), los apicultores de Estados Unidos, en promedio, perdieron más del 45 por ciento de sus colonias durante la temporada de invierno 2012/2013, un 78,2 por ciento más que las pérdidas durante la temporada anterior.

Y, en general, más del 70 por ciento de los encuestados, la mayoría de los cuales eran apicultores de traspatio, denunciaron pérdidas experimentadas mayores al 15 por ciento más allá del límite “aceptable”, lo que ilustra un problema monumental no sólo para la supervivencia de abejas, sino también para el suministro de alimentos estadounidense.

SE AGRAVA AÑO TRAS AÑO

Desde el año 2006, el total de las pérdidas de colonias de abejas se ha mantenido en torno a 30 por ciento, a veces un poco más alto y a veces un poco más bajo. Y la situación fue considerada por algunos como una mejora en el porcentaje total de pérdidas de colonias cuando se redujo durante la temporada 2011/2012 de invierno a casi un 10 por ciento.

Pero ahora que la cifra ha aumentado una vez más allá de la barrera del 30 por ciento, muchos están preocupados de que este aumento agravado año tras año muy pronto haga imposible producir alimentos suficientes.

“Estamos cada vez más cerca y más cerca del punto en el que no habrá suficientes abejas en este país para satisfacer las demandas de polinización”, dice Dennis vanEngelstorp, un entomólogo de laUniversidad de Maryland, quien dirigió el estudio.

“Si queremos hacer crecer frutas y nueces y bayas, esto es importante. Uno de cada tres bocados [de los alimentos consumidos en los EE.UU.] está directa o indirectamente polinizado por las abejas”. 

EL COLAPSO DE DESORDEN DE LAS COLONIAS YA NO ES LA CAUSA PRINCIPAL DE LAS PÉRDIDAS DE ABEJAS, LAS ABEJAS SE ESTÁN MURIENDO

En años anteriores, un fenómeno conocido como Colapso de Desorden de las Colonias, o CCD, se creía que era la causa principal de pérdidas de abejas en todo el mundo. El consenso general es que las abejas afectadas por CCD simplemente desaparecen de sus colmenas sin ninguna razón aparente.

Según el USDA, las colmenas afectadas por el CCD por lo general todavía tienen una reina, pero experimentan una pérdida del 30 al 90 por ciento de las abejas obreras adultas, cuyos cuerpos nunca se encuentran.

El CCD sigue siendo muy problemático hoy, sin duda. Pero los expertos dicen cada vez más, que ya no es la principal causa de las pérdidas de abejas que se creía. En Europa Occidental, por ejemplo, ha habido muy pocos casos documentados de verdad de CCD, y sin embargo, las pérdidas de abejas se han mantenido altas como lo han hecho en muchas otras partes del mundo, lo que apunta a otras causas.

“Incluso si el CCD se fuera, todavía tendríamos enormes pérdidas”, dice la entomóloga Diana Cox-Foster de la Universidad Estatal de Pensilvania (PSU) citada por Wired.com sobre la epidemia.

“Las pérdidas por CCD son como la gota que colma el vaso. Pero el sistema tiene muchas otras cuestiones.” 

LOS PLAGUICIDAS

Los neonicotinoides son también muy problemáticos, pero también lo son los cientos de otros plaguicidas que se encuentran en las colmenas de abejas.

Entonces, ¿qué está causando que las abejas mueran? Como muchos han informado recientemente, el uso generalizado de pesticidas neonicotinoides en los cultivos comerciales de alimentos son los culpables. Los neonicotinoides son tan peligrosos, de hecho, que la Unión Europea recientemente les prohibió, por lo menos durante dos años, en espera de nuevos estudios de seguridad. Funcionarios de la UE determinaron a principios de año que esta clase particular de sustancias químicas venenosas conduce a la muerte prematura, en masa, de abejas a un ritmo alarmante.

Y, sin embargo, al mismo tiempo, hay cientos de otros productos químicos utilizados en la agricultura convencional que también son responsables del envenenamiento de abejas, admiten los expertos.

Las muestras de cera tomadas de varias colmenas han demostrado altos niveles de todo tipo de pesticidas, herbicidas y fungicidas – un estudio publicado en la revista de acceso abierto PLoS ONE en 2010 encontró más de 120 tipos diferentes de productos químicos en la cera y el polen recogido de cientos de diferentes muestras de colmenas.

“Me preocupa que la atención hacia los neonicotinoides distraiga de los otros plaguicidas que tienen efectos claros, e incluso podrían tener efectos más fuertes”, dice vanEngelstorp. “Cosas como los fungicidas estan completamente ‘no regulados’ para las abejas. Creo que tenemos que seguir la investigación de los plaguicidas en general.”

SISTEMA DE MONOCULTIVO Y OGM

Otro factor importante que afecta a las abejas incluye los sistemas de monocultivo que privan a las abejas de la diversidad de plantas que necesitan para la supervivencia y sana alimentación.

Muchos de estos sistemas de monocultivo también se plantan con organismos genéticamente modificados (OGM), que han demostrado dañar el aparato digestivo de las abejas y las hacen más propensas a los virus y enfermedades.

Fuentes: Beeinformed, Wired, Global Research, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

Leave a Reply