Un demonio visita a un Pastor y luego el Espíritu Santo le explica por qué lo permitió [2013-05-22]

Lo cuenta después de algunos años:
La dinámica que hizo volver a los cristianos más racionales (especialmente a los católicos) y que significó ir despojando la fe de los contenidos sobrenaturales y místicos, ha llevado muchos a no revelar sus experiencias místicas para evitar ser ridiculizados por compañeros de fe. Algunos, como este pastor evangélico, se reponen y luego de un tiempo son capaces de testimoniar públicamente su visión.

 

Demonio

 

El siguiente es el testimonio de un pastor que tuvo un encuentro con un demonio que le aterrorizó, y después el E.S. le explicó que enseñanza quería que tuviera a partir de ese episodio.

CÓMO SUCEDIÓ

Fue durante un tiempo muy difícil en uno de mis destinos anteriores. Estaba experimentando una noche sin dormir y sin descanso paseando por la casa mientras los demás dormían. Me senté en el sillón en la sala de estar, cuando de repente, me encontré en una zona que sólo puedo explicar como aparentemente un lugar entre el sueño y la vigilia. Sin embargo, yo estaba despierto y mis sentidos aumentados, pero no me podía mover.

Mis ojos divisaron una figura humanoide oscura en la esquina de la habitación. La entidad irradiaba la forma más pura de odio y me maldijo con una blasfemia tan burda y sucia que quedé un poco nauseabundo. Nada me lo dijo, pero yo sabía que se trataba de un demonio – el diablo. El demonio dijo que me había seguido durante toda mi vida y relató una serie de ocasiones en que casi me muero y tomó crédito por ellas. Más terrible, cuando este demonio me habló desde el otro lado de la habitación, podía sentir su aliento en mi oreja.

“He fallado una y otra vez para destruirte, pero te voy a matar. Lo haré”, me dijo en varias ocasiones.

LO SALVAN

Entonces vino una voz de calmada y apacible, que me instruyó:

“Repréndelo en el nombre del Señor Jesucristo, y él te dejará.” 

Así que lo hice. Inmediatamente el demonio se había ido y me podía mover de nuevo – y yo ya no estaba más en un estado de trance.

Sé que es una historia fantástica, increíble. Algunos leerán esto y probablemente la usarán contra mí, diciendo que soy el tonto de los tontos. Algunos serán más sofisticados y afirmarán que era un ataque de nervios o de otro tipo. Sin embargo, sé que era real – tan real como cualquier otra experiencia en mi vida. Yo estaba en un lugar oculto donde las fuerzas de la luz y la oscuridad hacen su batalla, otra dimensión donde los poderes trabajan entre bastidores para influir en los acontecimientos de la vida.

PARA QUÉ FUE LA EXPERIENCIA

Esa misma noche, profundamente preocupado por lo que había visto, sentí y escuché, le rogué a Dios en oración por una respuesta de por qué en su providencia me permitió pasar por una experiencia tan terrible.

“¿Qué significa todo esto, Señor?” Yo pedí con fervor. “¿Por qué, Señor?”, Le dije. “¿Por qué, en tu propósito, dejaste que tal horror me llegara?”

La respuesta vendría cuando el día estaba amaneciendo. Esta vez no hubo ninguna voz, ni un ángel del cielo para entregar el mensaje, sólo una impresión dulce y tranquila que yo conocía era el Espíritu de Dios, y me dijo:

“Tienes miedo de lo mucho que puedes ver, pero hay más cosas de miedo a tu alrededor que no se pueden ver que pueden hacerte daño igual. Yo seguí a ese demonio en la esquina de la habitación y no permitiría que él te tocara; así es de limitado el poder del mismo diablo que orquestó los eventos anteriores para matate; yo estoy contigo ahora como entonces, y no voy a permitir que el mal ponga sus manos sobre ti, excepto en lo que pueda llevar a hacerte bien, glorificar mi nombre, y avanzar en mi reino. Deja de tener miedo, deja de temer los rostros de los hombres. Nadie es tan malo como la encarnación del mal invisible de que fuiste testigo esta noche. En cambio, confía en mí. Témeme a mí sólo, porque yo soy soberano de todas las cosas

EN PUNTO DE INFLEXIÓN EN SU VIDA

Esa noche fue un momento decisivo en mi vida y ministerio. Fue un punto de inflexión de la ansiedad y el miedo, a la fe. 

Desde entonces, en mi papel pastoral y mi trabajo como activista cristiano, al hablar de la verdad, me he enfrentado a algunos de los más desconcertantes momentos – amenazas a mi persona, acoso telefónico, mails de odio, poderosos legisladores enojados meneando sus dedos en mi cara, provocadores gritando, y la lista continúa.

Pero ninguno ha llegado cerca de ser tan horrible como la entidad malvada a que me enfrenté aquella noche de hace unos años. Por otra parte, entendí como nunca antes que Dios usa incluso la ira de los hombres para alabarle y para lograr sus propósitos. Siempre habrá intentos de satanás y sus secuaces para frustrar el plan de Dios. Sin embargo, la voluntad de Dios nunca puede finalmente ser derrotada.

POR QUÉ EL ENCUENTRO FUE REAL

Yo podría atribuir mi encuentro con el espíritu maligno que me llenó de terror aquella noche a nada más que algo que comí en la cena y me cayó mal después de ir a la cama. Pero las Escrituras enseñan que el diablo y los demonios que le sirven verdaderamente existen.

El apóstol Pablo escribió: Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas (Efesios 6 : 12).

Y la Biblia también nos dice de estas escaramuzas declarando: “recordad lo pasado desde antiguo, pues yo soy Dios y no hay ningún otro, yo soy Dios, no hay otro como yo. Yo anuncio desde el principio lo que viene después y desde el comienzo lo que aún no ha sucedido. Yo digo: Mis planes se realizarán y todos mis deseos llevaré a cabo”. (Isaías 46:9-10).

Fuentes: Rev. Mark H. Creech para Christian Post, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

Leave a Reply