Un sacerdote sale del armario como gay, trata a la Iglesia como homófoba y le contestan [13-05-25]

La iglesia norteamericana estremecida.
La semana pasada la comunidad católica estadounidense se enteró que un sacerdote “salió del armario” y se declaró gay acusando – desde una nota en el Huffington Post – a la homofobia de la Iglesia. Inmediatamente muchos sitios católicos le contestaron, y el que presentó una respuesta más inteligente y de mejor nivel conceptual es Patheos, por lo que resumimos lo que dijo.

 

Father_Gary_Meier

 

Primero presentamos lo que dijo el sacerdote Fr. Gary M. Meier, el que se declaró gay, y luego la respuesta de Patheos.

FR. MEIER SALE DEL ARMARIO Y DICE PUBLICAMENTE QUE ES GAY

Este es su testimonio.

No sé por dónde empezar exactamente, así que vamos a empezar con una cita de la declaración que he publicado en mi página web y en Facebook este miércoles 15 de mayo:

El 23 de mayo de 2013, voy a estar celebrando mi 15 aniversario de sacerdocio como un sacerdote católico de la Arquidiócesis de Saint Louis, MO. En la víspera de este aniversario, he publicado la segunda edición de mi libro “Voces ocultadas, Reflexiones de un, sacerdote católico Gay”, que fue publicado originalmente anónimamente en 2011. La segunda edición ya está disponible, y tiene una diferencia importante – que ya no es anónimo.

La decisión de poner el libro  mi nombre no era una tarea fácil de hacer, pero uno sentía que era necesario. Hubiera sido difícil seguir siendo parte de una jerarquía que ha sido tan hostil hacia los homosexuales en los últimos años. Esto es especialmente cierto si se considera que casi el 30% de todos los suicidios adolescentes con éxito se atribuyen a cuestiones de identidad sexual.

Nuestra iglesia una vez estuvo representada por la radicalidad del amor de Dios para todas las personas. Esa no es la verdad hoy en día – especialmente hacia la comunidad LGBT, por lo que me siento obligado a estar en solidaridad con los católicos de que han perdido sus puestos de trabajo, se les ha negado los sacramentos, han sido excomulgados o que les han hecho sentir “menos que” sus los líderes de la iglesia debido a quien ellos amaban.

Después de la publicación de la declaración en Facebook, me senté y revisé las respuestas.

Wow. En cuestión de segundos, la gente comenzó a responder. A las pocas horas había recibido cerca de 100 me gusta, comentarios, correos electrónicos, textos y llamadas telefónicas combinados – y no ha parado. Los medios de comunicación locales me llamaron por entrevistas y comentarios, los cuales yo fui feliz de dar. Ha sido un frenesí de actividad desde entonces. He sido abrumado por la cantidad de comunicaciones que he recibido de gente de todas partes y ha sido increíblemente favorable.

¡Loco! ¿Quién sabía? ¿Es esto realmente una historia? ¿La gente realmente se preocupa? ¿Por qué es que, en una sociedad que sigue avanzando hacia la tolerancia y la aceptación de los homosexuales, alguien estaría interesado en mi “salida del armario”? Y entonces recuerdo: Oh sí, soy un sacerdote. Un sacerdote católico – y todo el mundo sabe, los católicos son anti-gay, ¿verdad?

He intentado en los últimos años reconciliar mi silencio como un sacerdote gay con la posición creciente anti-gay de la Iglesia, pero no he tenido éxito. En el corazón de cada llamada al auténtico ministerio está el deseo de vivir una vida de integridad. Era mi deseo de vivir una vida de integridad lo que me llevó al sacerdocio y es ese mismo deseo que me ha llevado a donde estoy hoy.

Al final quedó claro que ya no podía ser anónimo – es decir, que no podía vivir como un cura gay, lo que significa vivir en silencio mientras pretendo públicamente apoyar las enseñanzas de la jerarquía sobre la homosexualidad.

Una enseñanza que ha causado y sigue causando daño a muchos hombres y mujeres, jóvenes y viejos, que están en busca de la aceptación y el amor, pero en lugar de encuentran el silencio y la vergüenza.

Estoy especialmente preocupado por la juventud LGBT. Es suficientemente duro ser un adolescente “heterosexual” tratando con altos estándares y bajos de hormonas y emociones, pero lo es más ser un adolescente con atracción hacia el mismo sexo en una comunidad donde sus líderes espirituales, o sea la gente a quienes nos dirigimos en busca de orientación y afirmación, están diciendo que usted tiene una enfermedad como el alcoholismo y que es una amenaza para la vida. ¿Alguien puede sobrevivir intacto? Sin embargo, eso es precisamente el mensaje que la Iglesia está compartiendo. Jóvenes LGBT están escuchando que son desordenados, enfermos, defectuosos, que dañan lo bueno, equivocados cuando ellos deberían estar en los correcto, cuando deberían estar en lo cierto.

Hace varios años, un amigo me preguntó: “¿Qué es lo que realmente quieres?” Después de un momento le respondí: “Quiero estar fuera”. Mi respuesta me tomó por sorpresa porque en el momento que lo dije, yo sabía que era verdad. Quiero estar fuera. Llegó con total claridad. Quiero que el mundo sepa la verdad sobre lo que soy.

En las semanas que siguieron a esa conversación, empecé a darme cuenta de que lo que realmente quiero es la verdad de estar fuera. Quiero saber la verdad sobre la homosexualidad al estar fuera. Quiero que otros sepan que la homosexualidad es un don. Que usted puede vivir y amar como Dios le creó para amar. Hemos sido creados por el amor y para amar.

La homosexualidad no es una cruz, no es una maldición, no es un trastorno intrínseco, sino que es un regalo, creado por amor para amar. Es un don que da vida Dios y que encarna las infinitas maneras el que amor de Dios puede manifestarse en nuestro mundo. Eso es lo que quiero. Quiero la verdad para estar fuera. Quiero que la gente sepa, amar y respetar unos a otros mediante la aceptación de esta verdad.

Por eso escribí el libro y es por eso que ya no soy anónimo – porque quiero que la gente sepa la verdad.

LA CONTESTACIÓN DE PATHEOS A FR. GARY M. MEIER

Si están siendo dado el mensaje a que alude Meier, no es por la Iglesia. El mensaje que la Iglesia ha estado dando constantemente a los jóvenes LGBTQ es el mismo mensaje que da a los jóvenes heterosexuales – no son sus genitales. Detengan de presentarse con sus penes.

Les escandaliza cuando la Iglesia dice que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (CCC 2357), pero sólo porque ponemos sus palabras en la batidora de adormecer la mente del pensamiento reduccionista que define a las personas según como sea su sexualidad: heterosexual, homosexual, lesbiana, pansexual, etc.

El movimiento LGBTQ tiene tanto interés en el desarrollo y perfeccionamiento de su gran cantidad de etiquetas científicas, que reduce a los seres humanos a una palabra que describe su comportamiento genital, pero han olvidado un hecho muy simple: Usted no es lo que produce una erección.

Queremos una etiqueta para ser subsumidos. Y así Meier, al reclamar la etiqueta “gay”, dice: “Quiero que el mundo sepa la verdad sobre lo que soy”, porque la identidad personal ha sido maravillosamente reducida, y se puede decir – sin temor a equivocase – que lo que soy es gay, o lo que soy es heterosexual.

Nuestra cultura define a las personas por su genitalidad, por lo que cualquier rechazo de un comportamiento sexual genérico se escucha de inmediato como un rechazo de la persona. Si lo que eres es un homosexual, entonces no hay diferencia en lo que te digan porque si te dicen “la homosexualidad es desordenada”, vas a oír “tú eres desordenado”.

Pero creo que preferimos esta reducción a través de una comprensión honesta de enseñanza de la Iglesia, porque no podemos hacer frente al hecho de que nuestra madre no nos permite vivir como fantasmas. La sexualidad “pertenece al mundo corporal y biológico” (CCC 2337) y presenta al hombre no como un hecho científico completo  sino como un proyecto. Tenemos que integrar el alma y el cuerpo. Nosotros debemos ser nosotros mismos “un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana.”

No somos almas atrapadas en jaulas biológicas, almas que pueden encontrar – para su decepción – que les “pusieron el cuerpo equivocado” y por lo tanto deben explorar otra etiqueta, “transgénero”.  Somos nuestros cuerpos.

Cualquier integración de la sexualidad en toda persona que ignora el cuerpo o se instala para oponerse al cuerpo no es  integración en absoluto. Si el cuerpo que soy es hombre, orientado en su biología ineludible a ser fructífero con la mujer, mi integración personal del cuerpo y el alma no puede ser abrazar los actos homosexuales, porque en este abrazo dejo el cuerpo detrás. Realizo actos que contradicen la realidad de mi cuerpo, mi diseño personal y mi relación con el cosmos físico. Doy la bienvenida a un fantasma que separa claramente la realidad de mi cuerpo desde la realidad de mí mismo, como si yo pudiera ser un yo sin mi cuerpo.

No, la homosexualidad no es un regalo de Dios, y tampoco lo es la heterosexualidad, metrosexualidad, omnisexualidad, asexualidad, o cualquiera de los códigos por los que categorizamos a seres humanos únicos en secciones y subsecciones hasta que por fin podemos dormir por la noche, porque existe un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar, y que nosotros, heterosexuales u homosexuales somos etiquetadas con precisión, pertenecemos.

La sexualidad no tiene existencia aparte de la gente. La sexualidad es muy personal, una aventura radical en ser el ser que somos, un yo que no es ni fantasma ni muerto, sino una síntesis de cuerpo y alma, una unión inseparable que llamamos la persona humana.

No es una etiqueta, es un reto, pero estamos tan asustados de vivir como el cuerpo y el alma que somos – y convertirnos así en santos – que nos gusta mucho más reducirnos al polvo de donde venimos, a la deriva como fantasmas que habitan cuerpos en que apenas podemos soportar vivir.

Fuentes: Huffington Post, Patheos, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

Leave a Reply