Una devoción para hacerla con tiempo y alegría.

Algunas de las tradiciones navideñas no tienen orígenes estrictamente cristianas.

Pero fueron adaptadas a esta celebración del nacimiento de Jesucristo.

Y otras han nacido en la propia tradición cristiana.

Este es el caso del Árbol de Navidad, que se originó a raíz de una acción de un monje en Alemania.

Los laicistas discuten esto, tanto como los propios cristianos discuten cuando armar y desarmar el Árbol de Navidad.  

Arbol_de_Navidad_Iluminado-

Al contrario que el Árbol de Navidad, la llamada Flor de la Nochebuena, originara de México, no tiene origen cristiano, sino que fue adoptada por el cristianismo y luego se le puso ese nombre.

 

EL ÁRBOL DE NAVIDAD ES UNA TRADICIÓN CRISTIANA

La Navidad es la época más oscura del año en el Norte de Europa y América del Norte.

En estas tierras frías, el árbol de Navidad es un símbolo cristiano potente, una luz brillante en la oscuridad del invierno.

Su follaje perenne aviva los paisajes desolados y áridos de invierno en una época del año cuando los árboles están desnudos, desolados y esqueléticos.

Pero, ¿cómo las coníferas, pinos y abetos se convierten en símbolos reconocibles de la Fiesta de la Natividad de Cristo?

arbol de navidad frente a una iglesia antigua fondo

 

UN MONJE EDAD MEDIA

Fue el monje benedictino del siglo octavo, San Bonifacio de Crediton, en el reino anglosajón de Wessex, quien primero llevó el Evangelio a las tribus germánicas del norte de Europa.

A diferencia de los germánicos anglosajones de Inglaterra, las tribus germánicas del norte de Europa continental eran todavía paganas. 

Adoraban a Odin y Thor, dioses nórdicos feroces y antiguos. 

Uno de los aspectos salvajes de la cultura religiosa nórdica germánica eran los sacrificios humanos para apaciguar a sus dioses – especialmente Odín, el rey de los dioses y Thor, el dios del trueno.

En Inglaterra, Bonifacio sabía que la conversión al cristianismo había sometido los aspectos más violentos de la cultura guerrera anglosajona.

También sabía que había apelado a su mejor naturaleza. 

Bonifacio creía que lo mismo podría decirse de sus primos germanos, y estaba decidido a poner fin a esta práctica bárbara, cuando se embarcó en su misión a las tribus germánicas.

historia del arbol de navidad

 

UN ANTIGUO ROBLE SANGRIENTO

Según la leyenda, Bonifacio hizo saber entre las tribus que cuando se planificara el próximo sacrificio, él, personalmente, lo impediría.

Reunió a un grupo de sus monjes en un viejo roble considerado sagrado en la mitología nórdica.

Este era el lugar del derramamiento de sangre, donde los alemanes realizaban sus sacrificios humanos.

La víctima del sacrificio, una niña, estaba atada al árbol de roble, pero antes del golpe fatal, Bonifacio tomó el hacha de las manos del verdugo.

El monje benedictino cortó las cadenas de la niña, cuyos eslabones se rompieron bajo el golpe de la hoja afilada.

Bonifacio separó a la chica, y luego volvió su hacha sobre el roble sagrado.

Cuando Bonifacio llevó la enorme hacha contra en el tronco, los espectadores se pararon atónitos, demasiado aturdidos para moverse mientras que el benedictino continuó los hachazos.
.
El roble se derrumbó sin causar daño a la tierra, en medio de un silencio premonitorio.

Sin embargo, para asombro de los monjes desarmados, los feroces alemanes cayeron de rodillas de terror.

Anticipándose a la ira de sus dioses por este sacrilegio, los miembros de la tribu estaban seguros de que Bonifacio sería fulminado por un rayo desde el martillo de Thor, llamado “Mjolnir”.

Sin inmutarse, Bonifacio rompió el silencio.

En voz alta, ordenó a los miembros de la tribu de rodillas mirar de cerca a la base del roble talado. 

Allí, brotando de la tierra de entre las raíces del árbol de roble, había un joven árbol de abeto alto hasta la rodilla.

Bonifacio explicó que Odín, Thor y sus otros dioses habían caído con el roble, pero que el Dios de Bonifacio les había dado este pequeño árbol que nunca pierde sus hojas y está lleno de vida, incluso en pleno invierno.

Él les dijo que las hojas del árbol de abeto señalaban hacia el cielo.

Explicó que este árbol tenía hojas perennes para recordarles que el amor del Dios Trino cristiano por ellos era eterno.

En la primera Navidad después de este evento, Bonifacio llevó un abeto al interior de la iglesia, un símbolo de amor eterno de Cristo.

Debido a los esfuerzos de Bonifacio, las tribus germánicas se convirtieron al cristianismo.

Bonifacio, que se había convertido en Obispo de Mainz, más tarde fundó un monasterio benedictino en Fulda. 

Vivió la mayor parte de su larga vida en Alemania, estableciendo el cristianismo allí.

Fue martirizado cuando ya anciano trató de llevar a Cristo a las islas de Frisia en los Países Bajos, el 5 de junio del 754.

Era el deseo de Bonifacio que su cuerpo debiera ser enterrado en Alemania, un país a cuyo pueblo había llegado a amar.

Así que fue sepultado en la abadía de Fulda. Él ahora es conocido como el apóstol de los alemanes.

reina victoria principe alberto arbol de navidad

 

UN REGALO ENTRE LAS NACIONES

Por otro lado, los árboles de Navidad se hicieron populares en Gran Bretaña después de que el marido alemán y consorte de la reina Victoria, el príncipe Alberto, los introdujo en 1841.
.
Y lo que la familia real hacía, la sociedad seguía la moda.
.
Pronto los árboles de Navidad se convirtieron en una parte esencial de la Navidad británica.

El príncipe Alberto completó un círculo en la historia real del árbol de Navidad.

Porque fue un inglés que una vez le dio al el don del árbol de Navidad pueblo alemán.

Desde que el Príncipe Alberto estableció por primera vez la tradición de los árboles de Navidad en Gran Bretaña, un gran árbol se erige cada año en la Plaza de Trafalgar.

Desde 1945, este es un regalo de Noruega en agradecimiento por el apoyo del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

Es evidente que los británicos, y luego el resto del mundo, han tomado esta idea alemana en sus corazones.

Pero la mayoría no son conscientes de que fue un inglés que dio la idea a los alemanes hace muchos años, y que un alemán le devolvió el regalo a Gran Bretaña.

padre e hijo armando arbol de navidad

 

A PROPÓSITO ¿SABES CUÁNDO HAY QUE ARMAR Y DESARMAR EL PESEBRE Y EL ÁRBOL DE NAVIDAD?

Sobre el armado del árbol y del pesebre (belén o nacimiento) hay algunas discrepancias.
.
La opinión mayoritaria es que debe ser el 8 de diciembre, en la fiesta de la Inmaculada Concepción.
.
Y una minoría considera que debe hacerse el 29 de noviembre cuando comienza la novena a la Inmaculada.

Pero hay varias bibliotecas respecto de cuando desarmarlos.
.
Muchos afirman que es en alguna fecha en particular con mucha propiedad:
.
– a los 12 días de la Navidad,
– en el Bautismo del Señor,
– en la Presentación del Niño en el Templo.

Veamos cada una de ellas.

 

LA TRADICIÓN DE LOS DOCE DÍAS

Para los más restrictivos, la ornamentación navideña podría corresponderse con lo que se da en llamar los Doce Días.

Sonlos que van desde que el 25 de diciembre se celebra la Navidad, hasta que el 6 de enero se celebra, con la Epifanía del Señor, la Visita de los Magos de Oriente.

Dicha tradición es muy patente en el ámbito británico, donde la discusión versa sobre si los Doce Días terminan el propio 6 de enero, o en la víspera del mismo, es decir, el 5.

desmontando-el-arbol-de-navidad

 

EN EL BAUTISMO DEL SEÑOR

Una segunda tradición alarga la vida de los pesebres y árboles de navidad un poquito más, haciéndola coincidir con lo que en la liturgia se llama el “tiempo de navidad”.

El cual se estira hasta el día del Bautismo del Señor, celebrado el primer domingo después de la Epifanía.

Es la tradición que prevalece en los hogares españoles y también la del Vaticano, que acostumbra a retirar la famosa ornamentación navideña de la Plaza de San Pedro en día tal.

Y todo ello en el bien entendido de que dicha festividad es fija, y se celebraba el 13 de enero.
.
Último día de lo que se da en llamar la Octava de la Epifanía, iniciada el 6 de enero y terminada el 13.

 

EN LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO EN EL TEMPLO

En la tradición más extensiva, se mantiene la ornamentación navideña hasta el día 2 de febrero, fecha en que se celebra la Candelaria o fiesta de la Purificación de la Virgen, más conocida como Presentación del Señor o Presentación del Niño en el Templo.

La que corona las festividades directamente relacionadas con el nacimiento de Jesús y su primera infancia.

Tal tradición se halla muy consolidada en Francia.

Donde los más puristas incluso ponen el pesebre el primer domingo de adviento, no incorporando al Niño sobre la cuna vacía hasta el 25 de diciembre.

Y es también costumbre consolidada en muchos países de hispanoamérica.

En México concretamente, se halla estrechamente vinculada a las populares “posadas”, iniciadas en la ciudad de San Agustín Acolman por los frailes agustinos.

Un novenario (nueve misas) que comienza el 16 de diciembre, fecha en la que es tradición poner el pesebre, y finaliza el 24 de diciembre, y la ornamentación navideña no se retira hasta mucho después, en la Candelaria.

También hay otras tradiciones navideñas que son tomadas de fuera del cristianismo, como la Flor de Nochebuena.

flor-de-navidad

 

LA CUETLAXÓCHITL O FLOR DE NOCHEBUENA, NO ES ORIGINARIA CATÓLICA

Una flor originaria de México florece en época de Navidad, tiene una larga historia en la cultura azteca.
.
Pero también tiene historia que la enraíza con el catolicismo, porque los franciscanos la tomaron como símbolo navideño pues florecía en esta época.

Hoy se ha esparcido en todo el mundo, y en algunos países de América se le llama Estrella Federal.

 

UNA TRADICIÓN MEXICANA

La flor de Nochebuena ha formado parte de nuestra cultura desde hace ya varios siglos, pues se le conocía desde antes del esplendor mexica.

Esta es una etnia amante de las plantas y las flores, como podemos constatarlo por los muchos jardines botánicos que crearon para su deleite, y en los cuales cultivaban muy variadas especies llegadas de todas las regiones conocidas por los aztecas.

La leyenda cuenta que de entre las muchas flores con que los mexicas contaban, la cuetlaxóchitl destacaba por su elegancia y exquisitez.
.
Su nombre en lengua náhuatl significa “flor que se marchita”, posiblemente aludiendo a lo efímero de su existencia.

.
Otros etimólogos pretenden que su denominación nos remite a “flor de cuero”, lo cual no es muy probable ya que no se trata de una flor de consistencia dura.

 

SU SIMBOLISMO CULTURAL

También cuentan que en el norte del territorio de Taxco se daba un arbusto de bellas flores blancas.
.
Después de una batalla en la cual los mexicas derrotaron a los chontales y los diezmaron, las flores sin razón alguna, se marchitaron, y los vencedores optaron por llamar a la flor “flor que se marchita”.
.
Cuando llegó el tiempo de la siguiente floración, los arbustos se cubrieron de flores de un hermoso color rojo debido a la sangre derramada por los vencidos chontales.

Ritualmente, la cuetlaxóchitl aparecía en casi todas las fiestas sagradas mexicas.

Sobre todo en la denominada Tlaxochimaco, del noveno mes y dedicada a Huitzilopochtli, Dios de la Guerra en la cual este ser sagrado se adornaba con guirnaldas, sartales, y collares elaborados con esta flor.

Para los aztecas simboliza la pureza y la nueva vida que obtenían los guerreros muertos en batalla.

Pues pensaban que tenían la facultad de regresar a la Tierra en forma de mariposas o colibríes para chupar el néctar de la cuetlaxóchitl.

Por esta razón, se la ponía en las ofrendas mortuorias dedicadas a los guerreros muertos en el cumplimiento de su deber.

A la llegada de los españoles, la flor adquirió el nombre con el que la conocemos actualmente y perdió el apelativo náhuatl.

Se convirtió en la Flor de Nochebuena, precisamente porque se daba en mayor cantidad en los meses cercanos a la Natividad.

Su nombre científico es Eupherbia Pulcherrima.

Se trata de un arbusto lechoso de la familia de las Euphorbiáceas que puede llegar a medir hasta seis metros de altura.

Presenta grandes hojas y flores cupuliformes, amarillas y pequeñas, a las que cubren brácteas de color rojo intenso, aunque algunas veces pueden ser blancas, amarillas y de color salmón.

Esta flor invernal, originaria de un poblado llamado Cuetlaxochitlán, cercano a Taxco y ahora desaparecido, crece en clima cálido durante los meses de noviembre y diciembre.

Por lo que durante los primeros tiempos de la etapa colonial, los frailes la emplearon para adornar las iglesias y los belenes, aprovechando su anterior uso ritual y adaptándolo a la nueva religión.

for de la nochebuena

 

HISTORIAS QUE LA RELACIONAN CON EL CATOLICISMO

Una leyenda relata que una niña pobre se encontraba llorando cerca de una iglesia en la Nochebuena, porque no tenía ningún regalo que ofrendar a la Virgen María y al Niño Dios.

Un ángel la vio desde el Cielo y se le acercó para indicarle que recogiese hierbas que se daban en el camino y las llevase al altar de la Virgen.

La pequeña obedeció. Cuando colocó las hierbas en el altar se convirtieron en bellísimas flores de un rojo intenso que hicieron felices a la niña, la Virgen María y el Niño Jesús.

Otra leyenda da fe de que en un pueblo montañés un cura encargó a una pobre mujer tejer una manta para tapar al Niño Dios el 24 de diciembre

Pero la mujer enfermó gravemente, y su hijita de diez años se dispuso a ayudarla.

En su torpeza se le enredaban todos los hilos del telar y no logró tejer la tela.

Cuando el plazo se cumplió, la niña lloraba angustiada detrás de un arbusto por no haber cumplido con el encargo.

Una viejita se le apareció y le aconsejó que cortara algunas ramas del arbusto y las llevase al altar de Jesús.

La llorosa niña hizo lo que le ordenaba la anciana señora. Cuando puso las ramas en el florero, se llenó de maravillosas flores en forma de estrella que pudo obsequiar al Niño.

Al salir de la iglesia, se percató de que todas las secas ramas de los arbustos del camino estaban llenas de maravillosas flores rojas como la sangre.

 

SU DIFUSIÓN

En el siglo XIX, Joel Poinsett, primer embajador norteamericano en México, la llevó a su país, específicamente a Charleston, donde pronto se aclimató y pudo comercializarla por todos los estados de la Unión Americana.

Más tarde, introdujo la flor en Europa, donde gustó mucho.

Poinsett nunca mencionó que se trataba de una flor mexicana, y durante mucho tiempo se creyó que era una flor norteamericana, e incluso se la conoce con el nombre de Ponsetia.

La Cuetlaxóchitl, Flor de Nochebuena y Ponsetia, son conocidas también como Flor de Pascua, Flor de Fuego, Santa Catarina, Catalina, y Bandera.
.
En los Estados Unidos se la denomina Chistmas Flower, y en Argentina se la conoce como Estrella Federal, santo y seña de los republicanos que pelearon contra los colonialistas españoles.

Además de ser bella, ritual y patriótica la cuetlaxóchitl también tiene propiedades terapéuticas.

Tomada en infusión produce más leche en las mujeres que están amamantando, pero debe ser dosificada adecuadamente, porque de lo contrario es peligrosa.

Las brácteas mezcladas con octli, se usan para teñir telas y cuero, con las que se obtiene un color rojo escarlata.

El jugo de los tallos se puede usar como depilatorio.

Con la flor se preparan cataplasma y fomentos contra la erisipela y algunas enfermedades de la piel como los granitos que padecen muchos adolescentes.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply