Los peregrinos a Kibeho dicen haber visto la ‘danza del sol’ en la fiesta de la Asunción de María

En el santuario de las apariciones de María en Rwanda en la década de los ’80.
Exactamente a las 15:00 del viernes 15 de agosto, multitudes de creyentes que se habían reunido en Kibeho, algunos irrumpieron en aplausos, mientras otros cientos de personas levantaban las manos hacia los cielos. Muchos dicen que vieron la ‘danza del sol’.

 

fieles santuario de kibeho

 

El santuario de la Madre del Verbo de Kibeho es un lugar donde los peregrinos esperan ver milagros, y muchos dicen haberlos visto, y este cuento sucedió esperando a la ‘Hora de la Gran Misericordia Divina’ (considerada como la hora de la muerte de Cristo).

DICEN HABER VISTO LA DANZA DEL SOL

A las 3 pm, los sonidos de aplausos y ulular reverberó en los terrenos de la Madre del Verbo de Kibeho. Minutos después, la escena se repitió. Y fue lo último. Más tarde, los peregrinos se fueron dispersando y felices, algunos contando lo que habían visto.

Varios dijeron haber visto el temblor del sol, mientras que otros dijeron que lo habían visto ‘danzar’ y girar al color azul que se utiliza habitualmente para pintar la ropa en los muchos iconos o estatuas que representan a la Madre de Jesús.

Un número de otros peregrinos dijo haber visto una imagen de la Virgen María, con las manos cruzadas sobre el pecho en el sol. Uno que había viajado desde Huye dijo,

“Vi el sol virando a azul y ‘temblando’. Traté de tomar fotos con la esperanza de que podría capturar la Virgen María, pero en vano. Las fotos se ven como cualquier otra del cielo”, dijo.

Pero si el sol ‘bailó y se volvió azul’ o la Virgen María fue vista ese viernes en Kibeho o no, sigue siendo un misterio. El hecho de que algunos vieron el sol ‘temblar’ o poniéndose azul, podría por ejemplo, haber sido el resultado de los efectos ópticos resultantes de una distorsión de la retina temporal causada por mirar fijamente al sol.

‘TIERRA SANTA’ DE APARICIONES DE MARÍA

Pero si el ‘sol del milagro” fue real o simplemente una mera alucinación, es de importancia limitada.

Es más bien una indicación de lo que algunas personas esperan cuando viajan a Kibeho: el encuentro con la Virgen María en persona o experimentar su presencia a través de milagros.

Vale la pena recordar que es en este terreno, en el remoto Distrito Nyaruguru, donde tres niñas de escuela informaron que vieron y tuvieron conversaciones directas con la Virgen María, la madre de Jesucristo. Esto fue en la década de los ’80.

Aunque en un principio, muchas personas dudaban de la autenticidad de esta historia, muchos creyentes comenzaron a dirigirse a Kibeho para presenciar las apariciones de María a las niñas de la escuela.

Luego sucedió la masacre de 1994 donde murió más de un millón de personas, las que Madre del Verbo de Kibeho había mostrado a las niñas una década antes. Puede leer aquí la historia.

La Iglesia Católica Romana declaró las apariciones verdaderas en 2001 y Kibeho se convirtió oficialmente en “Tierra Santa” y un lugar de peregrinación.

BENDICIONES

Cada año, miles de peregrinos de todo el mundo visitan Kibeho con la esperanza de que sus oraciones sean escuchadas y sus problemas resueltos. Se estima que alrededor de 500, 000 peregrinos visitan el sitio cada año.

Los peregrinos vienen de diversas naciones de todo el mundo. Vienen de todas las regiones, del continente y de fuera de África.

Por ejemplo, Speciose Murekeyisoni, de Bugesera, estaba entre los agraciados que vieron los eventos del Día de la Asunción.

Llevaba un bidón de agua ‘santa’ de cinco litros de vuelta a casa, con la esperanza de que el agua de la fuente de la Santísima Virgen María le ayudará a ella y a sus hermanos en la fe.

“Estar aquí nos trae un montón de bendiciones. Creo que esta es una tierra santa y que, a través de María, Dios puede hacer milagros en nuestras vidas”, dijo la católica devota.

Venantie Bimenyimana, una peregrina de Burundi, dice que su vida se ha transformado desde que comenzó a viajar a Kibeho hace unos cinco años.

Ella camina con regularidad durante 12 horas desde su aldea en Kayanza antes de llegar a Kibeho.

“He sentido la presencia de Dios en mi vida desde que empecé a venir aquí y mi vida ha cambiado de manera significativa”, dice ella.

MILAGROS

Mientras que algunos peregrinos viajan a Kibeho para implorar la misericordia de Dios, y buscar Su protección o rezar por sus problemas a resolver, algunos vienen a dar gracias a Dios y a la Virgen María por el don de la vida y los milagros que han sucedido en sus vidas.

Una de esas personas es Esperence Kampire, una cristiana que viajó desde el distrito norte de Rulindo.

Kampire dice que fue curada de una dolencia ocular desconocido que había deteriorado su visión.

“Yo sufría de la enfermedad desde la edad de cinco años. La medicina moderna había fallado, incluso había fracasado en la identificación del tipo de enfermedad que padecía”, dice la mujer de 30 años de edad.

Vivíó con su dolencia durante 15 años.

Pero hace unos diez años, viajó a Kibeho, imploró al Señor y después se lavó la cara con agua de la fuente bendita que surge en el mismo valle, por debajo de la capilla de Kibeho.

“En los días que siguieron, me di cuenta de un cambio y poco después fui curada por completo”, dice Kampire.

Aunque es difícil de verificar su cuento, la mujer dice que sólo tiene “fe” en el poder de Dios para manifestarse y hacer milagros.

“Cada año vengo aquí para dar gracias a Dios porque soy consciente de su poder y yo soy testigo de sus milagros. Sé lo que puede hacer”, insiste.

“Pero todo depende de la fe de uno”, señala.

Fuentes: All Africa, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply